8 de mayo de 2009

Que tu espera sea en él y con él

,
Actualmente trabajo como editor del canal comunitario de mi ciudad "TV 5 Montería" y después de haber terminado mi trabajo debía exportar el proyecto al disco duro de la PC, un proceso que llevó aproximadamente tres horas.

El reloj maracaba las 8:00 de la noche, estaba muy cansado, tenía un hambre feróz y mi vista estaba agotada debido a que habia estado todo el día frente a la computadora, pero a pesar de todo había decidido esperar.

Mi oficina está en la iglesia donde me congrego y mientras pasaban los minutos me sentía cada vez más cansado y muy deseperado anhelando que ese proceso terminara lo más pronto.

Mientras esperaba el culto ya había comenzado y la alabanza de esa noche fue muy hermosa; al escuchar la preciosa armonía dirijida al Señor crucé mis brazos sobre el escritorio y puse mi frente sobre ellos, cerré mis ojos y comencé a alabar al Señor.

Ese fue el tiempo más lindo y relajante que pude haber vivido ese día. Al término de la alabanza, alcé mi mirada y con una lágrima que estaba pronto a desbordarse de mis ojos pude ver que el proyecto que se estaba guardando en el disco duro del PC, había finalizado.

Confieso que una lágrima rodó por mis mejillas cayendo sobre el papel en el que escribí estas líneas, ya que la dulce voz de Dios susurró a mi corazón diciéndome: - Todo ese día estuve a tu lado solo que lo notaste cuando te rendistes a mí, nunca olvides que te amo, que eres especial para mí y que prometí estar contigo todos los días hasta el fin del mundo.

No paraba de llorar luego sequé mis lágrimas y le dije: - Señor gracias, yo te necesito!!

Concluyo con lo siguiente: "Cuando atravezamos el proceso de la espera en nuestras fuerzas todo se torna difícil, pero cuando lo hecemos en Su presencia y en Sus fuerzas la espera se torna llevadera y liviana"
Que tu espera sea en él y con él. Dios te continue bendiciendo!

1 comentarios:

  1. saber que muchas veces tenemos que esperar es complicado, pero si pensamos en la recompensa todo se torna distinto

    ResponderEliminar

¡Dios le continúe bendiciendo!, ¡Gracias por su comentario!